El típico resfriado producido por el aire acondicionado de cada verano.
Bueno, pues no, si te bebes 6 litros de agua de golpe y te sienta muy muy mal es porqué el agua es perjudicial, ¿o igual eres tu que has hecho un exceso?
Pues con el aire pasa lo mismo. Si programas el aire a una temperatura demasiado baja no solo romperás el confort de la estancia, además resecaremos en exceso el ambiente y expondremos nuestras fosas nasales con menos humedad a la entrada de virus.
El aire que expulsa es perjudicial:
El aire de un equipo de aire acondicionado pasa por un sistema de filtros antibacterias patentados para atrapar micropartículas dañinas que flotan en el aire de manera que el aire tratado desde un equipo de aire acondicionado será más sano que el del exterior.
Cuanta más baja esté la temperatura, más rápido enfriará.
Programar el termostato del equipo a 20 grados en lugar de 25 grados no reducirá el tiempo de enfriado de la estancia ya que el aire seguirá saliendo al mismo ritmo. Si necesitas reducir el tiempo de enfriamiento deberás aumentar la velocidad del ventilador pero nunca la temperatura.
Dormir con el aire acondicionado encendido es nocivo:
Como hemos comentado anteriormente, dependerá de la temperatura en la que programes el equipo. Al dormir desciende nuestra temperatura corporal, con lo que la necesidad de la temperatura ambiente también variará. Si conseguimos fijar una temperatura agradable (aprox 25º) la sensación térmica de la estancia será agradable, lo que contribuirá a mejorar nuestro descanso.